Vinos veganos

Cada vez hay un catálogo más amplio de vinos, para todos los gustos. Una de las últimas novedades son los vinos veganos. Pero, ¿Qué es exactamente un vino vegano? Al igual que cualquier alimento, bebida o producto vegano, el vino vegano es aquel que no incluye ingredientes de origen animal en su elaboración. Pero, ¿dónde se suelen emplear ingredientes de origen animal en vinos tradicionales? Desde Viñas del Bierzo os explicamos todos los detalles de este tipo de vino y donde se puede emplear ingredientes de origen animal.

La clave reside en la clarificación. En esta etapa, en los vinos tradicionales podemos encontrar ingredientes como la albúmina de huevo, la caseína (una proteína derivada de la leche), la ictícola (que proviene de la vejiga natatoria de algunos peces) y la gelatina (que normalmente se extrae de cartílagos de pescado). Es por ello que los vinos tradicionales son un territorio prohibido para quienes siguen una dieta vegana. Como alternativa para la clarificación, los vinos veganos utilizan guisantes, patata, trigo, carragenanos (una sustancia que proviene de las algas marinas) o, la más habitual: la bentonita, que es polvo de arcilla. Que un vino sea vegano significa, que ni siquiera en el embotellado y etiquetado pueda tener trazas de productos animales. Pero hay que tener cuidado, ya que algunos corchos van sellados con cera de abejas y muchos pegamentos para adherir etiquetas llevan leche en su composición.

Es importante no confundir los vinos veganos con los vinos ecológicos, ya que los vinos veganos, a diferencia de este último, no tienen regulada la cantidad de sulfitos (un conservante químico) añadida. Aunque no existe una certificación oficial para este tipo de vinos, muchos de ellos se pueden identificar gracias al certificado V-Label. Los vinos que lo llevan, tienen una etiqueta verde o amarilla de V-Label.