Pasos para catar un vino

En Viñas del Bierzo sabemos que tienes experiencia en esto de la cata de vinos, todos somos un poco sumiller en las cenas de amigos.

Y el mundo del vino no esta reservado solo para super entendidos. En Gran Bierzo podemos ayudarte para que puedas disfrutar y entender un poco más los vinos que compartes en los momentos de “experto en vinos”, estos son los pasos para catar un vino.

FASE VISUAL

El primer paso es observar el color de vino en la copa y si es sobre un fondo neutro mejor. Si observamos su nitidez el vino debe estar limpio y con intensidad en el color. La profundidad de su color se observarán mejor mirándolo desde arriba. Los blancos presentan colores que van desde los verdosos, amarillos claros a los dorados. Los Rosados en esta gama con tono frambuesa, cereza, salmón,.. Y los Tintos presentan una gama más gran de colores según la variedad de la uva. Violáceos si son más jóvenes, rojo picota, rubí, granate, púrpura, rojo sangre,…. Si los tonos son más cercanos a los tejas o tierra significa que es viejo.

Y las lágrimas, esas gotitas que se deslizan por la pared de la copa, también nos dan información. Si se desliza lentamente es signo de un vino con cuerpo y alto contenido alcohólico, al contrario con bajo contenido alcohólico y por cuerpo si se desliza rápido.

Sobre el vino

FASE OLFATIVA

En este momento toca disfrutar oliendo el vino sin mover la copa, y se muestran ante tu nariz los aromas primarios. Estos aromas son los que proceden de la variedad de uva utilizada en la elaboración del vino. También entran factores que varían en función su madurez, la climatología y el terreno.

Moviendo la copa percibimos los aromas secundarios proceden de la fermentación del mosto por las levaduras. Tienen una importancia fundamental en el sabor y el aroma del vino.

Los aromas terciarios, proceden de el envejecimiento en barrica o en botella de larga duración.  Es una evolución de aromas, el llamado bouquet.

FASE GUSTATIVA

Toca probarlo con un pequeño sorbo, apreciando los sabores que inundan nuestra boca. Primero captar los sabores básicos: dulce, salado, ácido, amargo y umami. Y apreciar si el vino nos deja en lengua y encías sensaciones rugosas, ásperas o de sequedad por la astringencia… o por el contrario, sensaciones sedosas. Ahora también podemos percibir en boca sensaciones térmicas como la calidez debido al alcohol o frescura propio de la acidez. Y los aromas que llegan a nuestra nariz

La armonía de un vino y su calidad reside en el equilibrio de sus sabores y de sus aromas.

Ya sabes los pasos para catar un vino, ahora a experimentar es el mejor modo de aprenden a catar un vino.