10/3/2017

MARZO FINAL DE LA PODA

En este momento nos aseguramos de que todas las variedades de nuestras viñas estén podadas. La poda es una labor manual que consiste en cortar una parte o totalmente ciertos sarmientos del año anterior y ciertas partes de madera vieja, con el fin de dejar un número óptimo de yemas en función de la capacidad de la cepa. Es la poda de invierno.

El secreto de la poda esta en conseguir que la vid mantenga una carga óptima, es decir un número de racimos limitado para que no se resienta la calidad de la vendimia.

Ahora también es el momento de la plantación de viñas jóvenes o replantar allí donde sea necesario y realizar los injertos en las plantas.

Después de la poda y cuando comienza a hacer calor sucede algo muy especial, la viña llora. Este ‘lloro’ comienza cuando la temperatura del suelo alcanza los 10ºC aproximadamente y la savia se pone en movimiento, las raíces comienzan a absorber humedad y la savia recorre el tallo. Al llegar a los sarmientos, que se encuentran cortados por el efecto de la poda invernal, esa savia gotea hasta que la herida se cicatriza. Es el lloro de la vid.

A partir de ahora veremos cómo empieza a brotar la vid y, una vez que los brotes alcanzan un tamaño de unos 30 cm, se realiza la poda en verde que aproximadamente suele ser en mayo-junio.